domingo, julio 01, 2007

Párpados



Metí mis manos
bajo mis párpados
con el cuidado que da,
que requiere la necesidad.
Y, atropellando lo hallado,
no encontré edificios,
coches u otros objetos sin alma.
Y, sí, tu cuerpo,
tu nombre.

*** Martín Lucía***


Cerró sus párpados, dejó que el aire golpeara su rostro, sintiendo, como se relajaban los músculos de todo su cuerpo y como su pelo se movía acompañando al aire. Aún permanecía tumbado, notando como la sangre salía de la herida a borbotones, salpicando su chaqueta de guerra, esa que nunca creyó que utilizaría alguna vez. El ruido de las balas, ahora se mezclaba con su respiración, que cada vez era más agitada. Tomó aire, cerró sus párpados, pero esta vez para no abrirlos jamás.


*** Maik Undegorund***

1 Comments:

Blogger calma said...

Genial...

4:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home