martes, enero 09, 2007

Pérdidas habituales



Otra vez la maldita ansiedad me hace asfixiarme. Intento concentrarme en la relajación, pero tengo ganas de huir. Miro al suelo y observo en él un charco de angustia, más adelante un charco de soledad y, al lado de mi pie izquierdo, un trozo de corazón podrido. ¡Dios!, otra vez he vuelto a derramarme. Me desgarro en mis gritos una vez más.


Maik Underground
***


No me mires,
no me reconocerías.
Me derrumbo
tras haberme derramado
sobre mí mismo.
No me mires, por favor.
Quiero que a tus ojos
llegue aquel yo
que rehacía el aire.
No quiero que llegue
mi yo de hoy,
este yo que apenas sostiene
las penurias de su nombre,
ave negra
que nunca aceptaré.

Martín Lucía


2 Comments:

Anonymous calma said...

Gracias, yo también te quiero...

6:02 a. m.  
Blogger Isthar said...

No hay sensación de pérdida tan brutal como consumirse lentamente, derramarse, evaporarse, deshacerse en la propia tristeza...

2:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home